--YOUR CUSTOM HTML-- SO SUNNY: septiembre 2019
Blogging tips

16 septiembre, 2019

Cuatro planes en Nueva York.


Nueva York es siempre una buena idea y este año que queríamos hacer un viaje especial fue nuestra primera parada. La verdad es que al contrario de lo que me ha pasado con muchas otras ciudades no solo no ha matado el buen recuerdo que tenía si no que lo ha mejorado. Algo tiene esta ciudad que engancha y aunque evidentemente no soy una experta, como dice Lucía Be todos nos merecemos tener nuestros imprescindibles de Nueva York, porque si algo tiene esta ciudad es que después de las miles películas y series que almacenamos en la memoria, en realidad casi casi podríamos decir que estamos tan empadronados allí como Carrie Bradshaw en el Village o al menos tenemos derecho a sentirnos así por unos días :-).
Porsupuestísimo que antes de ir me documenté plenamente en varios blogs específicos a los que les doy desde aquí las gracias (Qué sería de nosotros hoy sin los blogs de viajes???). Aun así que no sé si comimos la mejor hamburguesa de Nueva York, o los mejores pretzels o bagels pero disfrutamos mucho con estos cinco planes fáciles:
Crucero nocturno a la Estatua de la Libertad: no era un plan premeditado y más bien fue una cabezonería de mi hija pequeña a la que probablemente no hubiera accedido si no hubiera tenido el ok previo a cualquier crucero por Manhattan de la 5th con Bleeckerst, que es como la jefa en esto  de los blogs de Nueva York.
¿Por qué fue un acierto? porque después de un día sin parar de caminar y aun con todas las ganas del mundo de regresar el hotel, nos sentamos tan tranquilitos en la cubierta del barco para ver anochecer sobre la ciudad. Sales justo cuando empieza a ponerse el sol y llegas ya prácticamente de noche.
Vamos, un no parar de vistas preciosísimas, golden hour y fotos y vídeos y más fotos porque todo es instagrameable 100%. y por supuesto, pasas cerquita cerquita de la estatua y of course, más fotos y vídeos y de todo, pero sentados y cómodos, eso sí :-).
Calma total y bonitismo, nos encantó a todos. Y sí, ya sé que con el ferri a Staten Island tienes buenas vistas también y es gratis, pero no tiene nada que ver, esto es puro relax y en el ferri (doy fe) tienes que luchar codo con codo por un sitio en la ventana (me río yo del primer día de rebajas del Corte Inglés, en serio!!).

Paseo en DUMBO debajo de los puentes de Brooklyn y Manhattan: ya, ya, no os descubro nada, pero es que es una visita que hay que hacer sí o sí,  tanto desde Brooklyn Park como desde Main Street Park tendréis vistas inigualables de Manhattan, otro  momento loco de cámaras y móvil y por supuesto, el sitio donde está LA FOTO, que como os contaba en Instagram ya no hay manera de hacerla en solitario yo creo que a ninguna hora del día o de la noches, cosas de las redes, solo pienso en los pobres vecinos... pero por supuesto hicimos LA FOTO, con cabecitas miles, pero hicimos la foto :-)
También encontraréis un centro comercial super cool, con tiendas idealísimas y una terraza estupenda donde sacar todavía más fotos (sí, más). Esto también tenía muchas ganas de verlo gracias  A Nueva York , siempre la veía con su café y su bebé en esa terraza y yo también quería, claro.
Pero sobre todo  para mí están los puentes, esos PUENTES con sus tornillos y sus vigas y su ingeniería de otros tiempos donde el diseño era parte del paisaje de una manera que difícilmente volveremos a ver.

Empire Outlet en Staten Island: y sí, esta vez con el ferri gratis a Staten Island, que aunque haya peleas por las ventanas (sobre todo de noche) es algo que hay que hacer también sí o sí.
Vuelves a tener las vistas increíbles de Manhattan desde la distancia pero es que además tienes el outlet justo al salir del muelle. Vamos, que mucho más cómodo que ir alguno de Nueva Jersey y además con vistas.
De esto me enteré gracias a Voy a NYC y aunque todavía no está abierto del todo, y faltan muchas tiendas, con lo que hay fue suficiente para que nos sintiésemos como  Julia Roberts en Rodeo Drive, pero a precios bastante más asequibles. Para nosotros fue un planazo combinar el ferri, el subidón de las compras, acabar con un café y un pretzel con vistas al anochecer en Manhattan y vuelta al barco a pelearnos por la ventanilla con vistas :-).
Subir de noche al Empire State: fue otra de las cosas no planeadas y que salió  redonda. Como nosotros ya habíamos subido al Empire, pensábamos subir solamente al Top of the rock, peeeeero por supuesto mis hijas quería subir también al Empire sí o sí.
Problema, siempre hay colas enormes (recuerdo nuestro primer viaje entrando directamente a los ascensores desde la quinta avenida, comprando el ticket allí mismo, otros tiempos....) y todo el mundo quiere ir al atardecer que desde luego debe ser estupendo pero no me apetecía estar anclados a una hora determinada, así que decidimos ir de noche y aunque a priori parece que desluce, yo creo que fue todo un acierto, cero colas (y eso que ahora lo tienen mondado en plan atracción Disney, con mil cosas que hacer mientras esperas a llegar al ascensor), vistas increíbles y otra manera de ver la ciudad. Y aunque el Top of the rock es una maravilla y mucho más amplio y cómodo, no hay nada comparable a sentir el viento en la cara y el Empire, sigue siendo el Empire...
Levains Baker y un paseo por el Upper West Side: lo confieso, no hubiésemos llegado a estas latitudes si no fuese por el libro "Lugares que no quiero compartir con nadie" de Elvira Lindo. El libro es recomendable vayas o no a viajar a Nueva York, pero desde que lo leí en mi mente quedó anclada la descripción de las galletas de Levain Bakery, así que líe a toda la familia para dar un paseíto por Central Park West y de paso hacerme con unas cuantas.
Viajar a Nueva York es un buen pretexto para hacer feliz a la niña gorda feliz que fui, donuts, pretzels, muffins, fantasía pura en forma de calorías, pero lo mejor de todo sin duda fueron estas galletas que intentaremos emular en casa a ver si hay suerte y sale algo parecido.
Y de paso te das una vuelta por el Upper West Side, que bien merece la pena, nosotros encontramos algunos mercadillos muy interesantes, por supuesto el Museo de Historia Natural, calles repletas de las típicas casas de tres plantas con sus escaleras de entrada adorables y por supuesto los grandes edificios que dan al parque con sus porteros bien uniformados, a nosotros nos hizo especial ilusión pasar delante del Edificio Dakota y a mis hijas el número 320 que es la fachada del edificio de la niñera Jessie de la serie de Disney Chanel (portero adorable por cierto que les dejó hacerse todas las fotos que quisieran en el portal).
Y sí, hay mil planes más, pero para eso ya están los blogs especializados, yo antes de viajar siempre sigo a algunos específicos de la ciudad a la que vamos, en este caso, los que os he ido poniendo en los enlaces y además también me ayudaron mucho a preparar la visita Sweet Ale (gracias Paula, tu blog siempre es una buena opción), y El Nueva York de Sara.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...